top of page

Venerdì della Prima settimana


Hoy la liturgia nos ofrece la oportunidad de reflexionar sobre uno de los aspectos más importantes de nuestra vida: la relación. El Evangelio nos permite comprender que con respecto a nuestra vida de fe y de oración nuestras relaciones no son indiferentes, al contrario, son una premisa. ¡Condicionan nuestra oración!

No podemos negarlo, si hacemos un poco de memoria sincera podemos recordar todos aquellos momentos en que un desengaño hizo más difícil entrar en el clima de oración.

Vivamos nuestra jornada prestando atención a nuestras relaciones, y si hay alguna ruptura con nuestros hermanos, quizás ha llegado el momento de dar ese paso necesario hacia la verdadera comunión.

 

PRIMERA LECTURA

¿Acaso deseo Yo la muerte del pecador y no que se convierta de su mala conducta y viva?

Lectura de la profecía de Ezequiel 18, 21-28

Así habla el Señor Dios:

Si el malvado se convierte de todos los pecados que ha cometido, observa todos mis preceptos y practica el derecho y la justicia, seguramente vivirá, y no morirá. Ninguna de las ofensas que haya cometido le será recordada: a causa de la justicia que ha practicado, vivirá. ¿Acaso deseo Yo la muerte del pecador -oráculo del Señor- y no que se convierta de su mala conducta y viva?

Pero si el justo se aparta de su justicia y comete el mal, imitando todas las abominaciones que comete el malvado, ¿acaso vivirá? Ninguna de las obras justas que haya hecho será recordada: a causa de la infidelidad y del pecado que ha cometido, morirá.

Ustedes dirán: “El proceder del Señor no es correcto”. Escucha, casa de Israel: ¿Acaso no es el proceder de ustedes, y no el mío, el que no es correcto?

Cuando el justo se aparta de su justicia, comete el mal y muere, muere por el mal que ha cometido. Y cuando el malvado se aparta del mal que ha cometido, para practicar el derecho y la justicia, él mismo preserva su vida. Él ha abierto los ojos y se ha convertido de todas las ofensas que había cometido: por eso, seguramente vivirá, y no morirá.

Palabra de Dios.

 

EVANGELIO

Ve a reconciliarte con tu hermano.

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo 5, 20-26

Jesús dijo a sus discípulos:

Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos.

Ustedes han oído que se dijo a los antepasados: "No matarás", y el que mata, debe ser llevado ante el tribunal. Pero Yo les digo que todo aquél que se irrita contra su hermano, merece ser condenado por un tribunal. Y todo aquél que lo insulta, merece ser castigado por el Tribunal. Y el que lo maldice, merece el infierno.

Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda.

Trata de llegar en seguida a un acuerdo con tu adversario, mientras vas caminando con él, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y te pongan preso. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo.

Palabra del Señor.

4 visualizzazioni0 commenti

Post recenti

Mostra tutti

Comments


bottom of page